«

»

Imprimir esta Post

Cambiar de trabajo: peguitas, pegotes y euros.

Tenía pendiente escribir este post para el blog de Dani porque me parece que a algunos afortunados (por desgracia, el adjetivo encaja) puede serles de interés o guía si se ven en una situación como la que voy a describir. Resumidamente, se me ha presentado una oportunidad de cambiar de trabajo de manera inesperada y, como entenderéis cuando leáis la entrada, no ha sido sencillo decantarme por uno u otro trabajo.

Por engarzar con esta entrada de Dani, y aunque yo no lo planteé abiertamente como un análisis de riesgos, voy a describir el proceso como tal, puesto que al final, sí que fue un análisis de riesgos en toda regla.

Voy a tratar de hacerlo de manera ordenada, planteando los antecedentes, las ofertas y el porqué de mi decisión.

Antecedentes

Actualmente llevo prácticamente un año y medio en una empresa mediana de ingeniería, en una situación relativamente estable (en relación al panorama circundante). Estamos en una delegación en Sevilla, joven, con poco personal y con el objetivo de crecer con el apoyo total de la empresa, que está muy asentada en la zona norte del país y cuenta con una gran reputación técnica y empresarial en el sector.

Notice

Con sus peguitas puntuales, no se puede decir que sea una empresa explotadora:

  • Paga razonablemente
  • No existen becarios ni empleos precarios, hasta donde sé hace contratos laborales como Dios manda.

Antes de todo este proceso, considero personalmente que el trabajo que hago tiene más valor del que me pagaban. Mi salario bruto rondaba los 25.500 € al año.

El horario es de jornada partida incluso en verano (recuerden: sus peguitas), los viernes por la tarde no trabajo, y nunca nadie me ha obligado a hacer horas extras que no fueran impuestas por la faena y sin dar explicaciones. Es decir, que no tengo jefes incompetentes ni autoritarios. Tengo toda la libertad que me dan los proyectos para coger vacaciones dentro de mis 23 días laborables anuales.

La oferta

A través de un conocido que está actualmente en la otra empresa, me dice que están buscando a alguien con mi perfil (una tarea técnica bastante concreta), los salarios son bastante más altos que el que tengo actualmente. El departamento tiene muy buen ambiente, el responsable es competente y amable, y el trabajo que hacen es muy interesante.

La empresa en sí, es la más grande multinacional sevillana, que cotiza en el Ibex y trabaja en todo el mundo. El trabajo consiste en realizar ofertas para trabajos en otros países, viajando unas 5 o 6 semanas al año a países bastante exóticos.

Notice

Me conciertan una entrevista express, les envío mi CV un jueves a las 9 de la noche y el lunes me conciertan una entrevista con el responsable del departamento.

Según tengo entendido, es una actuación un tanto extraña, puesto que en esta empresa y otras de este tamaño lo normal es pasar varios filtros de RR.HH.

subastaelectrica_avatarEsto, aparte de ser halagador, demuestra el interés y la prisa que tienen en ampliar el personal del departamento. La oferta en sí supone de entrada unos 33.000 euros al años, más unos pluses que me comentan que se suelen dar casi todas las navidades de unos 2.000 extras. No creo que si les hubiera pedido 34 hubiera sido un dealbreaker para ellos.

El trabajo en sí me parece de lo más interesante, pero ocurre que en este caso no hay peguitas, hay pegotes:

  • Contrato por obras y servicios (o sea, fraude de ley).
  • Horario continuado pero entrando y saliendo a la misma hora que estoy actualmente (es decir, que ahora tengo derecho a parar de 2 a 4 de la tarde, aunque muchos días no lo hago, y allí no). Ese es el horario “no oficial”, ya que de normal saldría a las 17:30 “pero nadie sale a esa hora, por lo menos hasta las 19:00 te tienes que quedar”.
  • Además está la cosa de trabajar el viernes por la tarde, que qué queréis que os diga, pero se agradece tener una tarde laboral libre.
  • Por último, parece ser que para coger un día de vacaciones se tienen que alinear todos los planetas del sistema solar.

Important!

¿Por qué? ¿Qué necesidad imperiosa tiene la empresa de ser así de cutre?

Si bien la empresa aporta algunas ventajas (comedor, que yo lo considero una ventaja, gimnasio, guardería, que nunca se sabe a futuro qué va a pasar…), en general, el ambiente me da impresión de ser tenso cada vez que hablo con amigos o conocidos que trabajan allí, aunque lo cierto es que el conocido que trabaja en el departamento, así como el responsable, me trasladan la idea de que entre ellos tienen muy buen ambiente y que “gracias al buen rollo que tenemos entre nosotros se soportan muchas cosas de la empresa”.

Hasta aquí os podéis hacer una panorámica del asunto, pero claro. Son 7.500 euros más en el peor de los casos y casi 10.000 en el mejor. La diferencia es, por lo menos, para darle una pensada.

La contraoferta

A continuación, tras unos días de reflexión entre cada paso (que a veces nos quieren imponer unas prisas injustificadas en este tipo de situaciones) hablé con los responsables de mi empresa.

Al ser una mediana empresa, directamente hablo con el adjunto al consejero delegado, nada de patrañas de intermediarios que lavan las manos. Le comento lo que hay (ya se lo había comentado al delegado de Sevilla y lo habían hablado) y me dice que aquí no me pueden ofrecer esa cifra, porque debe haber un “crecimiento ordenado de los salarios”. Traducido: que no voy a ganar más que gente que lleva más años haciendo el mismo trabajo. A todos nos gusta ganar más, pero considero que es una política coherente y justificada. Es un criterio, y nos gustan los criterios claros. Me ofrece 30.000.

Fue una conversación larga de la que saqué algunas conclusiones:

  • En esta empresa tengo la misma estabilidad laboral si no mayor. Al menos por actitud de la empresa. En la práctica, se hunde más fácilmente una barquita que un trasatlántico, aunque hay excepciones.
  • El crecimiento de salarios es ordenado, próximas subidas vendrán motivadas por aumento de competencias. Esta ha sido extraordinaria dadas las circunstancias y porque al llevar poco tiempo (mis compañeros con igual nivel de estudios llevan varios años todos en la empresa) tenía un nivel de salario de entrada.
  • En esta empresa soy una persona y concretamente, un ingeniero, no un número.
  • Tienen interés en que participe de manera preferente en la expansión internacional de la empresa, a lo cual los compañeros con más años en la empresa han mostrado su poca disposición.

Resultado de todo esto

Aun con la subida, la oferta era moderadamente superior económicamente y además el trabajo ofrecido podría resultar muy interesante. Lo malo: los pegotes ya expuestos.

Quedarme en mi empresa anterior suponía una diferencia sensible (tampoco una barbaridad como antes) en lo económico, seguiría con mis peguitas, y con mi rutina de momento (personalmente me gusta poco la rutina, prefiero tener nuevos retos de vez en cuando).

Al final, el análisis de riesgos ha sido en base, por un lado, al riesgo a cansarme del trabajo o a quedarme sin trabajo en un plazo medio-largo, si me quedo. Por otro, arrepentirme de haberme cambiado a las dos semanas de haberlo hecho.

Important!

Como podéis intuir, al final opté por quedarme, agradeciendo muchísimo a las personas (tanto a mi amigo que me puso en contacto como al responsable del departamento, que fue muy amable conmigo) la oportunidad ofrecida.

Esta ha sido una de esas historias en las que el dinero no lo es todo (en este caso me atraía más el trabajo que la diferencia económica), aunque si mi empresa no hubiera mostrado la actitud que ha mostrado o si no hubiera mejorado mi contrato, seguramente, me habría ido.

De momento (ya ha pasado un mes de todo esto) no me arrepiento para nada, me siento con mucha más confianza en mi trabajo, y siento una gran tranquilidad porque también me ha servido como primer sondeo serio de los planes a largo plazo que mi empresa tiene conmigo, y que no son sólo bonitas palabras.

Important!

¡Comenta! ¿Qué hubieses hecho tú? ¿Consideras que había suficiente información para tomar una decisión como esta? ¿Tienes alguna experiencia similar que quisieras compartir? ¡Gracias por leerme y aportar!

Acerca del autor

Andrés Coca de la Torre

Andrés Coca es ingeniero industrial y ejerce como tal, realizando proyectos de líneas de media y alta tensión. Fue cofundador de Surgical Broadcast, junto a Dani bISHOP y también es actor y adorable. Puedes comprobarlo siguiéndole en Twitter.

Enlace permanente a este artículo: http://danibishop.com/cambiar-de-trabajo-peguitas-pegotes-euros/

  • http://www.facebook.com/ManuGonzalezNavarro Winston Lobo

    Sinceramente, pienso igual que tu. El dinero no lo es todo. Actualmente tengo todas tus pegas, peguitas y pegotes jajaja.

    Gano poco y salgo cuando el “patron” quiere. Hay mucha faena, y las cosas que se hacen bien, bueno, pero las que se hacen mal… amigo… Hay bronca diaria.

    El buen ambiente es primordial sobre todo si no hay mucha diferencia. Aunque 10.000 es una diferencia muy grande, pero cuando has tenido un buen trabajo y con esto me refiero a: Un contrato de verdad, te respetan los horarios, y saben que eres una persona, volver a estos sitios te quema lentamente…. aunque ganes mucho mas.

    Enhorabuena por tu decision. Espero que todo te vaya bien.

  • http://danibishop.com/ Dani Ramírez

    ¿Barquita?

  • Lucas

    Creo que has tomado la decisión más acertada, sobre todo si estás valorado en tu empresa y estás a gusto, cosa creo que rara entre ingenieros actualmente por la explotación derivada de la coyuntura económica. Personalmente eso de salir más tarde por norma y trabajar gratis me quemaría bastante . Suerte que te han contraofertado en tu empresa para ayudarte a decidirte. ¡Enhorabuena por el aumento por cierto!

  • Helena

    No es demasiado difícil intuir qué empresa grande te ofreció el trabajo y yo pienso que has acertado en tu decisión 100%. Si cuentas la cantidad de horas extras que harías alli y echas cuenta, no creo que ganes más la hora. Yo prefiero ganar menos y que me valoren en mi trabajo.

  • Andrés Coca

    Muchas gracias a todos por los aportes. Yo creo que lo más importante fue que mi empresa respondiera. Si no, lo normal habría sido cambiar. Helena: Es evidente cual es la otra empresa, pero tampoco es necesario que aparezca en búsquedas de gente buscando ofertas de empleo en la misma, que nunca se sabe por dónde nos llevarán los años…

  • Tomás

    Me parece que conozco esa empresa perfectamente. Has acertado plenamente. El coste personal es mucho mayor que el sueldo.

Pinterest