«

»

Imprimir esta Post

Menos emprendedores y más crowdfunding: 5 razones.

Yo fui emprendedor en España. Coincidí en el tiempo con el boom estartapil (de start-up) que diría @david_bonilla. Teníamos una buena idea (el tiempo nos dio la razón). Cuando fracasó estrepitosamente, tuvimos otra. Cuando fracasó en sus primeros pasos, decidí tomar distancia y analizar mi entorno y mi situación. Y desde la distancia leo cada vez más tonterías, ruido y estupideces a la hora de montar un negocio en España.

Afortunadamente, desde primeros de 2013 veo cada vez más críticas argumentadas contra este fenómeno del ser emprendedor. Para mí, los fallos enormes desde 2009-2010 al hablar de emprender son:

  1. Pasar a llamar emprendedores a lo que ha sido de toda la vida un empresario. No sé si por estigmatización social, por postureo o porque parece más importante tirar de buzz words que de contenido, se ha dejado de usar la palabra empresario en España para referirse al que monta un negocio humilde que le de para comer en lugar de para hacerse multimillonario.
  2. Primar la financiación por encima de las ventas. Desde primera hora se nos intentó convencer a mis socios y a mí de que debíamos presentar algo creíble, con un buen plan de negocio, con una o dos presentaciones bien hechas y un discurso convincente para captar la inversión. Y me consta que esto se le ha dicho a muchísimos emprendedores. Luego el inversor les dice que no o intenta utilizarles (para captar subvenciones, por ejemplo) y se genera frustración y tiempo perdido en lugar de valor y un plan con futuro.
  3. Ignorar el coste de oportunidad pese a ser lo más intuitivo a la hora de decidir si algo merece o no merece la pena. Los emprendedores, con sus magníficas ideas, se pasan horas refinando planes de negocio a 3, 4 o 5 años para pedir una subvención, o cambiando los colores de las diapositivas, o gastan su inversión inicial en un local, o en regularizar una sociedad limitada que no tendrá facturación (no hablemos ya de beneficios) hasta dentro de seis o doce meses… Todo ese dinero y todos esos recursos pueden aprovecharse de mil mejores maneras como, por ejemplo, experimentando con tus potenciales clientes.
  4. Obsesión por conseguir subvenciones. Como si las subvenciones funcionaran ahora como hasta hace 5 años. No tengo experiencia personal, pero sé que muchas empresas que ahora han quebrado o que no venden ni para pagar el móvil, se basaron en subvenciones, cuyos requisitos eran todos los mencionados en el punto anterior y alguno más: planes de negocio, previsiones, análisis DAFO, constituirse como sociedad inmediatamente… Luego, no hay clientes, no se sabe qué ofrecer y vienen los llantos. Se accede a subvención para minimizar el riesgo y a la larga, no funciona si no eres una megacorporación con departamentos legales preparados para esta tarea.
  5. Prioridad de las modas frente a la utilidad. La cantidad de literatura y medios que han insistido en la importancia de un buen pitch, la fuerza de los speeches o que la idea debe tener punch, han hecho mucho daño. Las ideas son para hablarlas en el bar. Un negocio necesita ejecucionesclientes. Todos estos supuestos emprendedores, adoradores de Steve Jobs, que se dedican a ir de evento en evento, o acabarán como vendedores profesionales de humo o desmotivados hasta el punto de pensar que no sirven para esto, sólo porque un montón de gente les dijo estupideces que se creyeron.

El crowdfunding como respuesta

Crowfunding for Games

Crowdfunding para financiar juegos

Frente a esta corriente estartupera, podemos emplear herramientas como el crowdfunding para eliminar gran parte de los riesgos que tiene el querer ser empresario, centrándonos en lo realmente importante: los clientes y los productos o servicios que queremos ofrecer. Frente a la enumeración anterior, tenemos:

  1. Alguien que diseña un crowdfunding para poder ofrecer algo a cambio de beneficio es un empresario. Con todas las letras. Es capaz de plantear una estructura, elegir una idea, desarrollar algo que se puede mostrar y que pretende recabar el interés de aquellos que compran. Nada de emprendedor: tiene una misión, tiene una empresa.
  2. Puesto que un crowdfunding sólo se lleva a cabo si se recauda todo el dinero de los aportadores, la frontera entre socio capitalista y cliente es difusa. Al menos es tan difusa como la campaña lo permita. En la campaña de Desde el Infierno hay recompensas que van desde la mera compra del visionado hasta ser coproductor. Esto permite al empresario validar su idea tanto frente a clientes como a inversores.
  3. Siempre se puede potenciar la participación en el crowdfunding mejorando las recompensas para los clientes, añadiendo nuevas o destinando recursos a la promoción. Estos gastos o merma de beneficios se destinan a aumentar las ventas, por lo que actúan como negociación tácita con los que van a sacar sus euros de la cartera para dártelos a ti. No desperdicias tiempo ni dinero en tareas como redactar planes de negocio: tienes tu modelo de negocio delante y puedes interactuar con él.
  4. En lugar de mendigar por dinero subvencionado, rezando para que se convierta en ventas, te financias con el dinero de tus clientes, es decir, con gente que va a adquirir tu producto o servicio. Para mí es la mejor gestión de riesgos que puedes plantearte. Además, si no se llega al montante del proyecto, no estás obligado a servir. Para crowdfundings donde el objetivo es el 100% del coste del proyecto, permite una gestión de riesgo ideal.
  5. A tus clientes de la campaña les va a dar igual que te pongas un jersey negro de cuello vuelto y te pasees estilosamente con tu presentación al fondo. Quieren que les enseñes lo que van a comprar. Punto. No quieren saber nada de financiación, de riesgos, de previsión de ventas… Quieren el producto y un precio. Eso te obliga a dos cosas: realizar tu idea, aunque sea como prototipo y escuchar a tu audiencia, que es la que paga.

Notice

Si quieres saber sobre experiencias de crowdfunding, puedes ver esta publicación en EtnasSoft.

Important!

Estoy convencido a día de hoy que los proyectos de juegos de mesa que veamos con más potencial, serán financiados mediante crowdfunding cuando llegue el momento. Mis motivos son que esto nos permite saber qué queréis, qué juegos os gustan más y como reducir el riesgo al producir.

¿Qué opinas? ¿Has montado algún crowdfunding o piensas hacerlo? ¿Eres emprendedor y te sientes identificado? ¿Crees que el discurso sobre emprendedores y start-ups es adecuado?

Acerca del autor

Dani Ramírez

Artesano del conocimiento, del software y los juegos de mesa. También Ex-CEO de una empresa que nunca dio beneficios, Ex-programador a tiempo completo, Ex-estudiante de ingeniería... Knowledge, software and board game craftsman. Also, Ex-CEO-of-a-company-which-never-had-profits, Ex-full-time-programmer, Ex-engineering-student, ...

Enlace permanente a este artículo: http://danibishop.com/menos-emprendedores-mas-crowdfunding-5-razones/

  • Andrés Coca

    Aunque nos llevamos un buen palo en su momento, aprendimos también lo que no se debe hacer a un coste digamos que asumible. Por otro lado creo que en gran parte las malas influencias y el entorno completamente dependiente de la subvención del que salíamos (y en el que nos quisimos meter también) no ayudaron. Por último, me da la impresión de que todas estas ideas del crowdfunding han evolucionado mucho desde hace tres años hasta aquí y que por aquel entonces parecía una posibilidad remota y compleja de adaptar a nuestro modelo de negocio de entonces. Hete aquí mis reflexiones.

    • http://danibishop.com/ Dani Ramírez

      Bueno, no lo digo expresamente en la entrada, pero hay proyectos en los que el crowdfunding no es práctico. Para SB hubiera sido impracticable, sobre todo por el momento. A lo mejor en 10 años se convierte en algo usual el diseñar crowfundings de 300.000€ con recompensas de 50.000€ para captar socios inversores. Pero desde luego, en España… va a estar complicado.

  • Teresa

    Me ha encantado tu entrada Dani.

    Entiendo que hay más de cinco razones por las que es mejor no ser emprendedor en nuestro país, pero por supuesto la de la obsesión por las subvenciones es la que más peso tiene de todas. De todas formas, al igual que hace unos años cualquiera podía montar una agencia inmobiliaria y llamarse a sí mismo “empresario” sin tener ni idea, ser “emprendedor” implica buscar todas las formas posibles de financiación. El Crowdfunding es una gran alternativa que a medida que pase el tiempo tendrá más importancia aquí y en cualquier.

    Es que nos queda mucho por aprender!!!

    • http://danibishop.com Dani Ramírez

      Muchas gracias por entrar y comentar, Teresa.

      Claro que hay más razones aparte de las cinco que expongo, pero las he destacado para facilitar la comparación con el crowdfunding.

      No es que el crowdfunding sea el invento revolucionario que nos va a cambiar la vida y a sacarnos de la crisis, pero es una herramienta, a mi entender, que centra al empresario en lo importante, que es vender su trabajo.

      Y menos mal que queda mucho por aprender. Si no, ¡qué aburrido sería todo esto! 🙂

      Saludos y espero verte más por aquí.

    • http://danibishop.com/ Dani Ramírez

      Buenas, Teresa. Gracias por comentar!

      Me alegro de que te haya gustado. Por supuesto hay más de cinco razones para no emprender, pero he querido destacar aquellas que me parecen relevantes para la comparación con el crowdfunding actualmente.

      No es que el crowdfunding sea la panacea, pero permite al empresario centrarse en lo que creo que es importante: ofrecer algo interesante al precio que los clientes quieren. Algo muy básico que parece que se ha perdido en España hace muchos años.

      Gracias por pasarte y por dejar tu granito. Espero verte más por aquí!

      Saludos!

Pinterest