«

»

Imprimir esta Post

Vida interior y vida exterior de un juego (I)

A la hora de diseñar un juego de mesa o de cualquier tipo es necesario distinguir entre aquello que un jugador ve y aquello que no ve aunque esté presente. Esto es muy similar a lo que sucede cuando un ilusionista hace un juego de magia: por un lado está lo que un espectador percibe y que interpreta como magia y por otro, lo que el mago hace de manera oculta para conseguir el efecto que desea. Ambos aspectos son necesarios y deben ser analizados de diferente manera, porque no son lo mismo la vida interior y la vida exterior.

Arturo de Ascanio

Arturo de Ascanio, padre del estudio sistemático del ilusionismo en el siglo

Pese a no ser un mago conocido, Arturo de Ascanio fue maestro de grandes magos españoles e internacionales como Juan Tamariz o Pepe Carroll. Ascanio sentía que algo faltaba en la magia en cuanto a análisis científico y sistemático de los elementos que componen un juego de magia. Dentro de su análisis hacía una distinción esencial entre lo que se ha llamado clásicamente técnica por un lado y presentación por el otro. Él ahonda más en la cuestión y hace que la separación sea más sutil, incluyendo aspectos de la técnica en la presentación y viceversa; de esta manera establece una frontera más útil a la hora de analizar o diseñar un juego de magia. A todo lo que funciona de manera oculta para el espectador pero que es indispensable para lograr la diversión final, lo denomina vida interior. A todo lo que consigue atrapar la atención, engañar al cerebro o, simplemente, todo lo que percibe conscientemente el espectador, lo denomina vida exterior. En mi lucha por desentrañar las abstracciones y los mecanismos de diseño, psicológicos, matemáticos y de toda índole que tiene un juego, creo que esta ascaniada es completamente aplicable y debe tenerse presente a la hora de diseñar un juego.

Conócete a ti mismo

O en latín, nosce te ipsum, era una regla que Ascanio prescribía como imprescindible para un buen mago. En nuestro contexto, el papel del mago lo tiene el juego, puesto que es quien entretiene, ilusiona, divierte y el que fija los límites y las mecánicas. ¿Puede un juego conocerse a sí mismo? Yo creo que sí, pero gracias a su diseñador.  El juego debe ser fiel a su concepción. Si es así, todas las decisiones de diseño y ejecución posteriores serán coherentes y el juego se conocerá a él mismo. Esta coherencia interna del juego permitirá que la vida externa sea aquello que el jugador de nuestro juego perciba y disfrute, sin tener que detenerse en como funciona la vida interna, que no le interesará posiblemente salvo que sea diseñador de juegos. Por ahora os dejo con un vídeo de Ascanio por si no lo conocíais, presentado por Juan Tamaríz, donde podéis ver algo de su arte. En próximas entradas desarrollaré la relación entre esta teoría de la magia y el diseño de juegos de mesa. http://www.youtube.com/watch?v=Jl90hX4D0tA

 

Continúa...
Puedes leer la segunda parte aquí

Acerca del autor

Dani Ramírez

Artesano del conocimiento, del software y los juegos de mesa. También Ex-CEO de una empresa que nunca dio beneficios, Ex-programador a tiempo completo, Ex-estudiante de ingeniería... Knowledge, software and board game craftsman. Also, Ex-CEO-of-a-company-which-never-had-profits, Ex-full-time-programmer, Ex-engineering-student, ...

Enlace permanente a este artículo: http://danibishop.com/vida-interior-vida-exterior-de-juego-i/

Pinterest